miércoles, 27 de mayo de 2020

Calidad educativa: ¿cuestión de producto y/o de proceso?

HABLAR DE ‘CALIDAD EDUCATIVA’ IMPLICA ANALIZAR, REFLEXIONAR CRÍTICAMENTE, PROFUNDIZAR Y CARACTERIZAR DEBIDAMENTE PROCESOS EDUCATIVOS.



Desde los sistemas educativos vigentes actuales, al referirse a la Calidad Educativa, se apunta, más que todo, a ‘productos’ (perfil de egresada/o de cursos, niveles educativos, carreras, postgrados, objetivos, resultados esperados, competencias,…). Sin embargo, es un hecho que no hay producto que no sea consecuencia de un proceso.
Además, al analizar cada contexto educativo, constatamos que se trata de productos ‘nunca acabados’. Terminamos un curso, concluimos un año de estudio, egresamos de una carrera,… sin embargo, no dejamos de aprender, seguimos aprendiendo, seguimos nuestra formación. Cada paso es como un ‘boleto de entrada’ para iniciar el siguiente… se trata de una secuencia que no acaba. El título de una carrera NO me garantiza que sea un buen profesional, sino me da permiso a ejercer la profesión y seguir aprendiendo ejerciendo, construyendo, junto a mis colegas, nuevas experiencias, es decir: a ‘profesionalizarme’ en la práctica laboral, siempre en un contexto particular, y siendo un proceso que continúa permanentemente.
Para describir ‘Calidad Educativa’, debemos preguntarnos por los CRITERIOS de CALIDAD que se toman en cuenta para valorar y calificarla. Además, es importante y necesario valorar quién(es) los definen y con qué intereses lo hacen.
En este particular, como ABACOenRed (www.abacoenred.com), un espacio de Educación Alternativa Popular con proyección nuestramericana, apuntamos a los siguientes 10 criterios mínimos de Calidad Educativa, en cualquier contexto, nivel o escenario educativo:
  1. Calidad educativa es necesariamente calidad para todas y todos. Al no ser así, entonces NO es calidad. Implica educación incluyente, sin discriminación, con respeto a la diversidad, incluso su disfrute sincero. Integra y se basa en cooperación genuina, como eje educativo integrador e incluyente por excelencia.
  2. La calidad educativa se construye desde el escenario singular, convirtiéndose sus actoras/es clave en las y los verdaderas/os autoras/es de la misma. Calidad educativa no puede imponerse desde arriba, sino, se acompaña su construcción, cooperando genuinamente entre los diferentes niveles administrativos, garantizando la coherencia con un proyecto político-educativo nacional. Y que no se nos olvide que en esta construcción colectiva hay lugar a equivocarnos y a rectificar, ya que desde los errores aprendemos también. Igual debe haber lugar para el aporte de todas y todos.
  3. Al ubicarnos dentro de un proyecto político-educativo nacional, hacemos un llamado a la ‘imaginación’ del ideal (un sueño – ‘lo inédito sensible’) a construir colectivamente en cada escenario particular. Es la apertura y el fomento a la ‘imaginación’, la capacidad y creatividad de imaginar, otro criterio esencial de toda calidad educativa. No se trata de una imaginación intuitiva nada más, sino de una imaginación que surge desde el estudio del contexto, desde la planificación consciente, desde una orientación clara en cuanto al proyecto educativo global en el cual nos ubicamos, desde la decisión de un compromiso (componente político-ideológico) con una educación alternativa popular. La imaginación (lo ‘inédito sensible’, planteado por ABACOenRed, a convertirse en el ‘inédito viable’, tal como lo plantea P. Freire; la visualización de la ‘zona de desarrollo próximo’ planteado por Vigotsky) constituye la fuente principal de todo avance en cualquier proceso de construcción cooperativa.
  4. Calidad educativa implica un enfoque ‘EcoPerSocial’, ya que se basa en la calidad de las relaciones sociales y de identidad ‘universal’, en la capacidad del diálogo y la profundidad del encuentro, como espacios educativos a priorizar, a construir conjuntamente como oportunidades de aprendizajes, integrantes de una actitud emprendedora cooperativa de calidad creciente, siempre. ‘Soy porque tú Eres, Soy siendo porque Somos siendo, partes integrantes del Universo.’
  5. Calidad educativa requiere necesariamente de un enfoque científico, tanto en cuanto a contenido (intencionalidad científica y enfoque holístico-complejo) como a metodología (sistematicidad). Esto implica desarrollar una actitud (auto-) crítica constructiva, investigar, profundizar, compartir, ampliar, cuestionar, reconstruir, interpretar, esenciar, imaginar – suponer, prever, validar, constatar, describir, explicar, (com)probar, contextualizar, errar, rectificar, crear, transformar, cambiar, mejorar, perfeccionar, etc. Implica una orientación ‘radical’ (es decir: desde la raíz) desde, en y hacia el aprender significativo; un aprender colectivo, cooperando genuinamente; una construcción colectiva de oportunidades de aprendizaje, una construcción (subjetiva) de significados ´EcoPerSociales’. En lo metodológico, se trata de construir una relación horizontal y sustituir definitivamente la ‘intención de enseñar’ (como expresión de una relación vertical entre quien (supuestamente sabe) y quien no sabe) por la intención de ‘aprender juntas/os’, aportando insumos todas/os, acompañándonos en el aprender. Pasando de ser solo actoras/es clave en los escenarios educativos a SER verdaderas/os autoras/es de nuestros propios escenarios educativos, como una tarea cooperativa.
  6. Calidad educativa no es posible sin garantizar escenarios idóneos para la creatividad, no solamente en el aprender, sino también a nivel de la administración de la educación: su contextualización, planificación, organización, diversificación, inclusión, implementación, desarrollo, evaluación, monitoreo, seguimiento, acompañamiento,… Implica superar paradigmas ya vencidos para ir construyendo, en cooperación siempre, escenarios educativos muy propios. Este mismo componente integra fenómenos como: originalidadexigencia flexibleflexibilidad exigente y exigencia productiva. Ser creativa/o no es un don con el cual nacemos, sino se aprende creando. Y el aprender a SER creativa/o pasa por respetar y disfrutar la diversidad. SER creativa/o es CREAR diversidad.
  7. Calidad educativa significa responsabilidad compartida, porque la calidad educativa se caracteriza por ser un proceso de construcción conjunta de OPORTUNIDADES de aprendizajes. Las oportunidades no se dan, ni se presentan así no más, sino se construyen colectivamente. Cuando se nos presentan posibilidades, nos queda como responsabilidad convertirlas en oportunidades, cooperando genuinamente.
  8. Calidad educativa implica una decisión al compromiso. Esta decisión, esencialmente de carácter político-ideológico, se expresa en un enfoque de Educación Alternativa Popular, como enfoque metodológico sustancial de todo proceso de aprendizaje. En una dinámica de práctica – reflexión – práctica mejorada, deben integrarse holísticamente al menos siete ejes: participación constructiva (ser autoras/es, compartir, construir), experienciación ((co-)construir y vivir la experiencia, aprender de ella), concienciación (construir la propia conciencia), comunicación (diálogo, encuentro, puesta en común – acordar, construcción de redes), sistematización (reflexión, profundización y comprensión para el cambio necesario – personal, social, contextual), integración (‘solo yo no puedo’, nos necesitamos y nos queremos, trabajo colectivo, trabajo en redes), transformación (SER, calidad de vida para todas y todos). Estos 7 ejes, sin excepción, se entrecruzan y caracterizan esencialmente por la cooperación genuina, la que destaca y profundiza su valor educativo.
  9. La calidad educativa se expresa en la creación colectiva de espacios para el descubrimiento de su(s) talento(s) (su vocación personal). Para que alguien se dé cuenta de lo que realmente le gusta hacer, lo que le apasiona, lo que puede hacer ‘de maravilla’, es necesario un escenario educativo que estimule, respete y disfrute la creatividad, la originalidad y la diversidad. Este tipo de escenarios educativos son los que constituyen el camino al descubrimiento – cooperando – de los talentos propios, ya que ‘vivir el aprender es SER’. Es justamente desde la diversidad que la cooperación genuina adquiere su mayor valor.
  10. Calidad educativa implica aprender. Y aprender es cambiar de actitud para transformar la realidad que vivimos, construyendo mayor calidad de vida para todas y todos. “La persona más relacionada con el aprender es quien aprende, tal que la AUTO-evaluación debe ser el punto de partida, complementándola de manera constructiva con la co-evaluación y la hetero-evaluación.”. Querer estandarizar las evaluaciones significa un irrespeto a la creatividad y a la diversidad, y por ende al talento humano, a su vocación. Todo proceso evaluativo, considerando su carácter educativo por esencia propia, considerando también el derecho a equivocarnos, debe caracterizarse por un profundo respeto a la originalidad, la creatividad y la diversidad. En vez de unificar las modalidades evaluativas (el mismo examen para todas y todos), debemos diversificarlas y hasta crear espacios para que quienes aprendan puedan sugerir y decidir cómo expresar lo aprendido ante quienes facilitamos los procesos de aprendizaje. Solo así, el producto de una evaluación, igual será resultado de todo un proceso de cooperación genuina entre quien aprende (me incluyo como docente), quien facilita (incluyo a educandos) y quienes comparten (educandos y facilitadoras/es).
La calidad educativa se construye entre todas y todas y demanda de cada quien un cambio de actitud. De allí que desde ABACOenRed, planteamos que el reto de una educación de calidad consiste en que toda comunidad educativa construya escenarios educativos, basados en actitudes cooperativas. Esto lo podemos lograr si nos enfocamos más y fundamentalmente en el PROCESO educativo, para que sea un proceso incluyente, cooperativo, de responsabilidad compartida, contextualizado, consciente, respetuoso a la creatividad, originalidad y diversidad, con lugar para el descubrimiento y la profundización–ampliación de nuestros talentos. Cultivando nuestros talentos ‘EcoPerSociales’, sin duda alguna, estamos contribuyendo a la construcción colectiva de calidad educativa en el escenario o contexto que sea.
Herman Van de VeldeABACOenRed

viernes, 21 de febrero de 2020

Cuestión esencial: la Educación, los educadores


La educación es, como la justicia, la sanidad y la ciencia, tema supra-partido político. Se dirige a todos los ciudadanos, sin discriminación alguna, y no puede concebirse desde ideología, creencia e identidad cultural alguna.

Educación para ser personas “libres y responsables” (art. 1º de la Constitución de la UNESCO), para “dirigir con sentido la propia vida”, según impecable definición de D. Francisco Giner de los Ríos. La Constitución de la UNESCO ofrece iluminados caminos para el mañana: vivir guiados por principios democráticos, comprobar la veracidad de la comunicación y, sobre todo, a prender a ser, para el pleno ejercicio de las facultades distintivas de la especie humana: pensar, imaginar, anticiparse, inventar, ¡crear! Cada ser humano único capaz de crear, de inventar un futuro y participar en el colectivo, nuestra esperanza.

La educación durante toda la vida constituye la herramienta más poderosa de la democracia. Educación a lo largo de toda la vida, como fuerza emancipadora, liberadora, como forjadora de un comportamiento “personal”, decidido con total autonomía. “Libres, escribió Eduardo Galeano, son quienes crean, no copian. Quienes piensan, no obedecen. Enseñar es enseñar a dudar”. Ya no se trata de estructuras locales, cerradas y estáticas, sino de un sistema global abierto y en continua evolución, movido por el ritmo trepidante que le impone el progreso de las comunicaciones y la aceleración de los intercambios de todo tipo.

Educación, según las recomendaciones de la Comisión Jacques Delors, para aprender a ser, a conocer, a hacer, a vivir juntos. Para la interacción, para el enriquecimiento recíproco, para el respeto a los demás. Educación para aprender a emprender, para aprender a atreverse. Educación para el respeto a los demás, para una relación de total confianza y amorosa con los progenitores, de fraternidad con los familiares.

La educación para la paz es un campo específico pero forma parte del desafío educativo propio de una “aldea global” asimétrica, cuyas disparidades en lugar de reducirse se están ampliando. Millones de niños y jóvenes no acceden a los niveles mínimos de aprendizaje en muchos países del mundo. La educación para la paz debe incluir la educación para la democracia, la justicia, el desarme, los derechos humanos, la tolerancia, el respeto a la diversidad cultural, la preservación del ambiente, la prevención de los conflictos,  la reconciliación, la no violencia y la cultura de paz. Para hacer posible la transición histórica de la razón de la fuerza a la fuerza de la razón.

La educación es un proceso de participación en el cual debe desarrollarse la capacidad crítica,  esencial para los nuevos ciudadanos del mundo. La educación para la paz debe enseñar a encontrar soluciones a los conflictos, a la guerra, a la violencia, al terrorismo, a la explotación de género, a combatir el daño ambiental y oponerse a todo lo que sea contrario a la vida y a la dignidad humana. Hay que aprender a comportarse para favorecer la transición de una cultura de guerra a una cultura de paz, de la fuerza a la palabra. La educación tiene que proporcionar conocimientos y capacitaciones para que los ciudadanos entiendan el complejo mundo en el que viven, lo gestionen democráticamente, usen equilibradamente los recursos  naturales y construyan y defiendan un sistema de valores en el que estén integrados la tolerancia, la justicia, el respeto a las diferencias. Es decir, la paz y no la violencia, desoyendo el famoso adagio de “si quieres la paz prepara la guerra”.

Los Estados son los actores políticos que deben asumir y articular estos planes, pero es la sociedad civil a través de sus múltiples formas la que debe influir a través de una intensa participación democrática, para que se adopten las medidas correspondientes con la rapidez exigible.

Está claro,  para el  buen entendedor, que el gran problema que nos acosa no es de diferencia sino de indiferencia, no del reconocimiento de la igual dignidad sino del supremacismo y el racismo. Educación es ser independiente (que no “indiferente”, que añadiría Ángel Gabilondo, que sabe muy bien de qué se trata y de lo que supone, en los distintos grados, impulsar el proceso educativo). Lo más preocupante es cómo germinan aquí y allá semillas de racismo, de fanatismo, de dogmatismo… sin que nadie parezca acordarse de lo que sucedió en los año 1933 a 1939… Una gran mayoría de la ciudadanía se halla  siguiendo aturdida y obsesionada a sus equipos de fútbol o atenta en exclusiva al pasado inmediato y al presente, con reivindicaciones que, fundamentadas con frecuencia en torpezas de los que han gobernado a uno y otro lado, tendrían cabida en situaciones de menor apremio, sin darse cuenta de que ahora las generaciones jóvenes y venideras son las únicas que merecen atención para conseguir mantener el mundo a flote y asegurarles una vida en condiciones aceptables.

La educación debe proporcionar a todos conciencia global. Es un aspecto crucial: el prójimo puede ser próximo o distante. Y el cuidado del entorno no debe limitarse a lo más cercano sino que debe extenderse, porque el destino es común, a todo el planeta.  Educación, “conducir” el maravilloso misterio de la vida siendo capaces de  aproximarse a los demás, de “a-projimarse”, recorriendo todos los trechos “con el amor a cuestas”, como recomendó Miguel Hernández.

lunes, 30 de septiembre de 2019

Último relato ganador de la sexta edición del concurso Iberoamericano Infantil, Otro Mundo es Posible

Con el concurso Iberoamericano de Relato Breve, cada año tratamos de formular temas a los más pequeños para que den sus puntos de vista y propuestas para aquellos problemas que viven en su infancia (acoso escolar, actitudes violentas...) y los que enfrentarán en un futuro (cambio del clima, discriminación de género...) para conseguir que sean mejores ciudadanos el día en que les toque tomar el relevo y sean los actores de la sociedad.





Protejamos la Tierra

Era un día normal para una familia de orangutanes que vivía en una selva del sudeste asiático. La madre acababa de dar a luz a quien era su tercer hijo. Los dos mayores eran gemelos y ya habían crecido bastante desde que nacieron hacía un año, pero aun así estaban viviendo con sus padres. Cuando fueron a buscar comida para alimentar a la agotada madre, que descansaba con el recién nacido en su regazo, el padre y los dos hermanos empezaron a oír un ruido, como si hubiera cientos de animales huyendo de algo.

El sonido se acercaba, así que volvieron a donde estaba la madre con el hijo más pequeño para asegurarse de que estaban bien. Cuando llegaron quedaron desolados. Las llamas habían cubierto el lugar y en medio de las llamas se podía distinguir el quemado cuerpo de la madre con su hijo en brazos. Ninguno de ellos se movía. Empezaron a correr, para escapar de las llamas. Altas columnas de humo salían de ellas y entorpecían la visión y la respiración.

Escalaron a los árboles y pasaban de rama en rama, pero el fuego se propagaba muy rápido. El humo cada vez era más espeso y costaba más respirar. Intentaron subir a las copas de los árboles, pero el humo no desaparecía. Cada vez estaban más cansados, pero no podían descansar o les engullirían las llamas como hizo con sus familiares. Media hora después los dos habían muerto por asfixia.

¿A qué no adivinas la causa del incendio?. Fue causado para liberar la tierra y así poder plantar palmeras y conseguir más aceite de palma.

Esta es la realidad de muchos orangutanes y otros animales salvajes que son quemados o muertos para explotar el suelo en beneficio de las multinacionales.

¡!¡No podemos permitir que esto siga pasando!!!

Alumna: Claudia González Sierra
Edad: 13 años
Colegio: Santo Domingo (FESD), Oviedo. España

martes, 24 de septiembre de 2019

Segundo relato ganador del VI Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve, Otro Mundo es Posible.

Esta sexta edición se ha centrado en concienciar a los más pequeños sobre los problemas medioambientales que enfrenta el Planeta, buscando aportar granitos de arena para encontrar soluciones que consigan un mundo más habitable y sostenible para ellos.





Entre sueños y sueños


Hoy me levante risueño como cuando tienes ganas de salir a jugar o hacer un viaje.
Recordé el sueño que tuve anoche; si, anoche tuve un sueño después de un arduo trabajo de ayudar a mamá a lavar los cubiertos, limpiar las habitaciones y hacer mis tareas de la escuela. Esta rutina acostumbro hacerlo para aliviar el arduo trabajo de mamá.

Después de terminar de cenar, me aliste para dormir.  Apenas apague la luz de mi habitación, me encontré profundamente dormida.

En mi sueño apareció un valle lleno de flores de gran vegetación, donde se respira aire puro cuya suavidad da vida al corazón. Hasta ese momento me pareció ver a mi pueblo de hace muchos años, si, era mi pueblo, tan hermosa en su creación y dentro de los árboles había animales que vadeaban de un lado a otro, en los ríos se reflejaban trozos celestes del firmamento. Empecé a dar pasos para llegar hacia el pueblo pero me detuvo una anciana cuyo vestido terso iluminada hasta los más recóndito de las comarcas y no había lugar que no podía ser descubierto por su resplandor. Este personaje me dijo, observa estos tres acontecimientos y escribe su significado para que enseñes a los demás.

Inmediatamente me encontré parada en una montaña de pico muy alto y lo primero que observé fue un enorme gigante y de su mano caían piedras enormes que provocaban terremotos e inundaciones. Lo segundo fue un águila con rostro humano que apresaba con sus enormes garras a todo animal que se cruzaba en su camino y los arrojaba en un volcán; por último, la anciana me dijo, mira aquel hombre, y mire, aquel hombre estaba sentado debajo de un árbol, y mire aquel árbol y solo tenía un fruto, si, el ultimo de todos y, a mucha gente llena de hambre y tristeza.

Después de ello la anciana me dijo, el gigante que notaste es nada menos que el hombre, quien es el centro principal que habita esta tierra y no mide la responsabilidad que lleva sobre sus hombros, las rocas grandes significan los desperdicios, desechos que arrojan a los ríos, lagos y manantiales, provocando inundación, contaminación y muerte. Ahora bien, me dijo, el águila que viste es la representación del hombre ambicioso, avaro y cruel que caza a los animales para hacerse fortuna, exhibiéndolos como trofeos; animales que se van extinguiendo del planeta.

Estuve muy triste por todo ello y la anciana se acercó al árbol que tenía un solo fruto y me dijo, ves a aquel hombre sentado debajo del árbol, pues es la personificación del hombre devastando árboles y su vegetación, su irresponsabilidad trae consigo un intenso calor, y carencia de frutos, vegetales y el exterminio de animales, y me dijo, ves al hombre llorar, pues ahora se está lamentando pues el día termina cuando la noche llega.

Estuve muy triste y le pregunte como  podríamos remediarlo, sonriente y con tenue mirada me dijo: distinguiste aquella ciudad en sus inicios, pues conviértela nuevamente en su estado natural, plantas y árboles, ríos y manantiales tan limpios como lo fueron, cuida y ama todo lo que te rodea y ellos darán vida. En ese instante me desperté y comenté a mamá y papá.

Creo yo que a medida que pasan los años podemos hacer algo más por nuestra ciudad, podemos y debemos no contaminar nuestros ríos, sembrar árboles y flores que es una de las tantas formas de cuidar nuestro planeta.

Autor: Gabriel Moquillaza  Calzado
Edad: 10 años
Colegio: I.E. Fe y Alegría N°67 “María Inmaculada”. Junín. Perú

lunes, 16 de septiembre de 2019

Primer relato ganador del VI Concurso Infantil Iberoamericano de Relatos Breves, Otro Mundo es Posible

Comenzamos la publicación de los tres relatos ganadores de la VI edición del Concurso Infantil Iberoamericano que promueve Ong Otromundoesposible entre los colegios de todos los países Iiberoamericanos.

El Concurso es una iniciativa de Ong otromundoesposible que, con la colaboración de la Fundación Cultura de Paz, ha llegado ya a su sexta edición.

La actividad fundamental de la ong se basa en apoyar a menores con enfermedades graves o gran discapacidad por eso donamos fondos para la investigación de Enfermedades Raras, Cáncer Infantil o Parálisis Cerebral entre otros, lo que ha supuesto la mejora en las condiciones de vida de cerca de 33.000 niños. También hemos apoyado programas de apoyo en aulas hospitalarias en el Hospital del Niño, en Bolivia, para pequeños afectados de cáncer, o instalados tres parques inclusivos en tres ciudades para integrar a estos menores con los niños de su edad.

En cuanto al concurso, el objetivo del mismo es fomentar entre los más pequeños los mejores valores y actitudes para que el día de mañana, cuando les corresponda tomar el testigo en la sociedad que les toque vivir, puedan aportar otro enfoque más respetuoso y ético desde el punto de vista social y de respeto hacia el medio ambiente.

En palabras de Federico Mayor Zaragoza, Presidente del Jurado, el concurso pretende fomentar en los alumnos " valores de solidaridad, tolerancia, no violencia, respeto al medio ambiente, etc., que favorezcan el desarrollo de sociedades más justas, solidarias, equitativas y pacíficas".


 

¿Por qué hay que cuidar la naturaleza?


Hay que cuidarla para el pasto sentir,
Para que las flores puedan florecer,
Para que nuestros hijos en este mundo pueden vivir,
Pero si no lo hacemos el planeta va a fallecer.

La Tierra hay que cuidar,
Los árboles no hay que cortar,
Los bosques no hay que quemar,
No hay que fumar porque vas a contaminar.

Hay que cuidar para ver las vistas más bellas,
Para hacerlo hay que apoyarnos codo a codo,
Para no tanto humo y para ver las estrellas,
Para que haya calor y no se derritan los polos.

Por último, es el mundo en que crecimos
Y en que nuestros hijos van a crecer
En este mundo también vamos a fallecer
El planeta se cuida porque es el mundo donde vivimos.

Por eso hay que cuidar.


Autor: Cristopher Parra
Edad: 13 años
Colegio: Escuela José Marti, Santiago, Chile

martes, 14 de mayo de 2019

De la Quinta Avenida a casa


LOS MENORES DE 14 AÑOS NO PUEDEN ABRIR UNA CUENTA EN YOUTUBE Y LOS PADRES SON LOS RESPONSABLES DE QUE SUS HIJOS POSEAN UN CANAL PROPIO.

Pues bien, más de la mitad de los niños entre 2 y 5 años usan YouTube, y a partir de los seis años empiezan a seguir ayoutubers. Los 1.300 canales dirigidos al público infantil en España, generan 6 billones de reproducciones al mes.
El 93% de los niños españoles de 10 a 15 años usa Internet según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. El 70% de ellos lo hace desde su teléfono móvil. Al 86% de ellos, sus padres no les filtran los contenidos. El mayor grupo de riesgo son las niñas, principales usuarias de las aplicaciones, mientras los niños se especializan en videojuegos. Son datos de Viacom.
Siete de cada diez niños españoles tiene un perfil en una red social, algo prohibido por ley hasta los dieciséis años. Mientras tanto, en el Silicon Valley de Estados Unidos, cuna de las grandes empresas de comunicación, comienzan a proliferar los colegios sin tabletas ni ordenadores porque los padres no quieren que sus hijos repitan sus patrones de conducta, y consideran que los beneficios de las pantallas son limitados mientras que el riesgo de adicción es alto. Nosotros lo estamos comprobando en clase con la sobre exposición a Fortnite de nuestros alumnos y a las aplicaciones para “fotos de poner morritos”, como Tik Tok, de las alumnas.
¿Son simplemente cifras? No, son niños reales, están en clase, conocemos a sus padres y madres. A veces me sorprendo a mí misma preguntado a alguna familia: “¿Dejarías a tu hija en la Quinta Avenida de Nueva York con el encargo de que volviera sola a casa? ¿Por qué la dejas entonces sola en Internet?”
Carmen Guaita

miércoles, 3 de abril de 2019

La Formación Profesional en el sistema educativo


Seguramente nunca conseguiremos un Pacto por la Educación, pero el panorama que salga de las urnas deberá lograr acuerdos que consoliden algo de estabilidad para el periodo formativo de los niños y jóvenes.


En los extremos del arco académico, la Educación Infantil y la Formación Profesional conforman los pilares del éxito total de un sistema educativo. Los países más avanzados de Europa supieron verlo hace décadas y todavía lo entienden del mismo modo: invertir en ambas es abrir ventanas hacia un mejor futuro. Concederles la máxima relevancia es acertar.

Posiblemente el acuerdo más factible sería el que pusiese en valor para los próximos años la Formación Profesional. Así nos lo demandan los elevados índices de desempleo juvenil, pero también la necesidad de aumentar la cualificación profesional en un mercado cuyos requisitos para el empleo están en continuo cambio. Parece mentira que todavía hoy poseamos una de las tasas más elevadas de Europa en graduados universitarios y de las más bajas en titulados de FP. Parece mentira que hablemos con la boca pequeña de unos estudios superiores que son superiores a todos los efectos. Y que sigamos obligando a que centros cuyo profesorado y objetivos son excelentes clamen por los medios adecuados para mantenerse en vanguardia.

Las titulaciones de Formación Profesional garantizan desarrollo, productividad y mejora del empleo. Deberían ser valoradas por las familias y convertirse en uno de los elementos fundamentales de las políticas de educación.

A ver...

Carmen Guaita